info@lunadebrigantia.com

Embarazo

¿Qué beneficios aporta el asesoramiento de una matrona en la fase preconcepcional?

El asesoramiento antes de la concepción mejora los resultados perinatales ya que se pueden identificar aquellas patologías, medicaciones, hábitos o conductas que pudieran suponer un riesgo para la salud de la madre o el bebé. Ayuda a que la mujer se encuentre en óptimas condiciones, tanto físicas como emocionales, al inicio del embarazo.

 ¿Qué es una matrona?

Según la Orden del Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales 1349/2009, la matrona es el profesional sanitario que proporciona una atención integral a la salud sexual y reproductiva de la mujer en sus facetas de prevención, promoción, atención y recuperación de la salud. La matrona también atiende a la madre en el seguimiento del embarazo, parto y puerperio normales, así como la atención al recién nacido los primeros 28 días de vida.

¿De qué manera una matrona ayuda a la mujer?

Según la Guía sobre cuidados en el parto normal de la Organización mundial de la salud (Ginebra, 1996), la matrona es la profesional más adecuada para el cuidado en un embarazo y parto normal; sabe reconocer los posibles riesgos y complicaciones, así como resolverlos o derivar para su resolución.

La literatura científica demuestra además que la atención continuada de un mismo equipo de matronas durante el embarazo, el parto y el posparto redunda en beneficios para la mujer, el bebé, la pareja y la familia. La atención de las matronas ayuda a disminuir el número de intervenciones en el parto, la necesidad de anestesia y las intervenciones sobre el bebé, creando un mayor bienestar emocional en las madres que gozan de esta atención individualizada.

 ¿Puedo tener relaciones sexuales durante el embarazo?

 El embarazo es una etapa especialmente sensible, en la que es importante recibir cariño y esto puede incluir relaciones coitales o no. Los estudios dicen que el sexo no aumenta el riesgo de rotura prematura de membranas, partos prematuros, infecciones, ni muertes perinatales, y que el riesgo de parto en las 2 semanas posteriores al coito tampoco aumenta.

 Según los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) del 2012, sólo existen tres contraindicaciones para mantener relaciones coitales durante el embarazo: una hemorragia vaginal, una amenaza de parto prematuro o una rotura prematura de membranas

 Aunque, por razones culturales, las relaciones sexuales se basen mayoritariamente en el coito,  la presencia de alguna de estas contraindicaciones, no tiene por qué conllevar una abstinencia total en la sexualidad de la pareja. Las caricias y los masajes también forman parte de nuestra esfera sexual.

¿El embarazo afecta al deseo sexual?

El embarazo es una etapa de grandes cambios físicos, psicológicos y emocionales, y cualquiera de esos cambios puede afectar a la esfera sexual. En el primer trimestre es habitual que, debido a la presencia de náuseas, vómitos, cansancio acentuado y en algunos casos, miedo a la pérdida del bebé, el deseo sexual disminuya.

Durante el segundo trimestre, los síntomas propios del embarazo son más suaves y se apaciguan muchos de los miedos que hay al inicio de la gestación. Por ello suele ser un período más activo sexualmente y suele resultar una etapa muy satisfactoria.

En el último trimestre puede ser que se mantenga el deseo sexual, pero es habitual que nuevamente haya miedo a poder dañar al bebé durante las relaciones. Además, el aumento del volumen abdominal dificulta la comodidad de las relaciones sexuales y es necesario buscar posiciones en las que la barriga no interfiera.

La sexualidad no se limita sólo a las relaciones coitales y el embarazo (con sus altibajos en la líbido) pueden ser una oportunidad para que la pareja redescubra el placer de las caricias, las palabras, los masajes…

¿Se recomienda realizar ejercicio durante el embarazo?

Realizar ejercicio físico regular es beneficioso en cualquier momento de la vida.  El embarazo puede ser una buena oportunidad para adoptar hábitos de vida saludables. Si no realizas ningún tipo de actividad física, el embarazo puede ser un buen momento para empezar.

Caminar o nadar 30-60 minutos diarios puede ser un ejercicio asequible y adecuado durante el embarazo. Al principio puede ser que te fatigues por la falta de costumbre, pero poco a poco podrás aumentar el tiempo de actividad y notarás que tu cuerpo gana resistencia física.

Algunos de los beneficios que te puede aportar el ejercicio:

•       Reduce los dolores de espalda, el estreñimiento y la hinchazón.

•       Ayuda a prevenir la diabetes gestacional  y en caso de que ya exista, el ejercicio es parte fundamental del tratamiento.

•       Ayuda a dormir mejor y aumenta tu energía.

•       Mejora tu humor.

La actividad regular también te ayuda a mantenerte en forma durante el embarazo, puede mejorar tu habilidad de asimilar el dolor del parto y hará más fácil que vuelvas a estar en forma después de que haya nacido el bebé. En todo caso, si hubiese una causa médica que contraindicase el ejercicio, debes seguir el consejo de tu médico o matrona.

¿Qué tipo de deportes son los más recomendables durante el embarazo?

Ciertos deportes son seguros durante el embarazo, incluso si no haces deporte de forma habitual:

·       Caminar es un buen ejercicio y supone un entrenamiento total del cuerpo a la vez que es tranquilo con las articulaciones y músculos. Si no eras activa antes de quedarte embarazada, caminar es una buena manera de empezar un programa de ejercicio.

·       Nadar es genial para tu cuerpo porque trabaja muchos músculos. El agua soporta tu peso, así que evita lesiones y tensiones de los músculos. También te ayuda a mantenerte fresca y a prevenir hinchazón de tus piernas. Hay que prestar especial atención a no forzar la curvatura lumbar.

·       El ciclismo proporciona un buen entrenamiento aeróbico, pero a medida que avance el embarazo puede verse afectado el equilibrio sobre la bicicleta. Llegado ese punto, quizás prefieras la bicicleta estática o buscar alguna otra actividad al aire libre.

Otros ejercicios, si se hacen con moderación, son seguros para mujeres que ya los practicaban antes del embarazo. Sin embargo, a medida que avance el embarazo quizá tengas que adaptar tu rutina de entrenamiento. Como ejemplo: correr, tenis atletismo,etc.

Algunas de las actividades que podrían estar contraindicadas en el embarazo son: esquí, equitación, deportes de contacto, buceo,… debido al riesgo de traumatismos o lesiones.

Si eres deportista profesional, tu cuerpo irá marcándote el ritmo. Sigue entrenando, pero intenta no llevar tu cuerpo al límite.

¿Puedo seguir corriendo durante el embarazo?

Si eras una corredora antes de quedarte embarazada, puedes seguir corriendo durante el embarazo aunque quizá tengas que modificar tu rutina. Tu cuerpo te irá diciendo hasta donde lo puedes forzar.

¿Qué es y en qué puede ayudarnos la moxibustión en las últimas semanas del embarazo?

En el caso de que tu bebé esté de nalgas en la semana 35, podemos ofrecerte sesiones de moxibustión, método terapéutico tradicional chino que usa las propiedades curativas de la artemisa y del calor, estimulando puntos específicos del cuerpo. Esta técnica puede favorecer que se gire o ayudar al éxito de la versión externa si optas por realizarla.

 

Comments are closed.